Se presentó en Salsipuedes La Falcón, musical sobre la relación entre Ada Falcón y Francisco Canaro

Agenda Cultural Arte y Cultura Local Cultura Locales Salsipuedes Salsipuedes Turismo
Si el destino de todas las historias tuvieran un lugar físico, ese sería el de la obra de teatro La Falcón, que se presentó este fin de semana en Salsipuedes.
 
Dirigida por Cintia Miraglia, con libro de Augusto Patané y protagonizada por María Colloca, como Ada Falcón, una de las más grandes cancionistas de tango de los años 30, llega desde Buenos Aires.
 
En Salsipuedes se presentó en la Sala del espacio Carod (remozada, junto con el hotel de barrio Villa Sol). Completan el elenco Carlos Ledrag como Francisco Canaro, Florencia Craien, Mónica Driollet y Sofia Nemtirovskuro
 
 
La obra (un musical delicioso) logra una línea de tiempo atrapante, tomando como base la realización de la película Ídolos de la radio (que produjo Francisco Canaro, donde Ada compartió cartel con Ignacio Corsini), y desde allí, va desentrañando escenas de la vida de La Joyita (como solían llamarla desde pequeña), hasta su retiro en Salsipuedes. Buenas actuaciones que se intercalan con interpretaciones impecables  de clásicos como “Yo no se qué me han hecho tus ojos“, “Envidia”, “Me enamoré una vez”, y “No mientas”, entre otras.
 
Ada Falcón fue una de las más grandes cancionistas de la era de oro del tango. Junto con Azucena Maizani Libertad Lamarque, Sofía Bozán, Tita Merello, y Rosita Quiroga, disputó el trono con su voz de mezzosoprano y su cautivante presencia sobre el escenario. Amiga de Carlos Gardel y Discépolo, Francisco Canaro vio en ella no solo una gran intérprete para sus obras, sino también una mujer esplendida de la que se enamoró, estando casado. La relación turbulenta (y llena de leyendas y mitos) entre ambos duró algo más de cinco años, hasta que Ada decidió vender su casa de Palermo, sus joyas, autos y pertenencias y recluirse en Salsipuedes, en el año 1942 junto a su madre. Allí, compró una casa de estilo Art Decó (de las pocas construcciones de ese estilo en Sierras Chicas), en la que vivió en la austeridad hasta la muerte de su madre. Tiempo después, se recluyó en el convento San Camilo, en Molinari (Punilla). Allí murió a los 96 a los, en el año 2002.
 
Nota Pao De Senzi
Fotos Paul Amiune

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.